Un texto de 2005

Puedo percibirte. Estás a una ola, dos; de nuestra costa. Te esperamos ansiosos. Estarás llegando antes de lo previsto. Allí al fin sabremos. Tu voz serena desde la distancia nos dará la verdad. Y acá estamos, hemos esperado tanto que las lágrimas ya no saldrán a recibirte. Ya te hemos llorado demasiado. Traerás tu versión de los hechos, la recibiremos con ilusión y alegría. Te abrazaremos, te perdonaremos, aceptaremos tus espejitos de colores, nos someteremos. Traerás nuevos designios y manías. Acataremos, nos ajustaremos a un nuevo tiempo que acarrearás desde un mundo desconocido.

Te percibo, el viento te extiende hasta aquí. Vienes tarde, muy tarde, pero vienes. En estas latitudes el tiempo dejó de correr. Tus aires moverán de nuevo el devenir de las cosas, nos revivirás. Te alabaremos en silencio, acurrucándonos tras tu figura cálida. Te pediremos perdón por cosas que no hemos hecho. Te regalaremos la supremacía, te daremos el poder que dejaste tirado sobre esta arena clara.

Ya es casi de mañana. Te siento llegar. Estamos solos, pero pronto dejaremos de estarlo. Confiamos, creemos ciegamente, soñamos. Estuvimos solos, pero ya no lo estamos… hasta tu próxima partida.

Te gustó? No te gustó? Qué pensás?