Un comentario sobre “En el margen de error”